a {text-decoration: none; } En la punta de la lengua: Mitos sobre el bilingüismo

23 oct. 2014

Mitos sobre el bilingüismo



Vivimos en un mundo donde el bilingüismo y el plurilingüismo son el pan de cada día para más de la mitad de la población mundial cuyo entorno diglósico; entendido como una situación de convivencia de dos variedades lingüísticas en el seno de una misma población o territorio, donde uno de los idiomas tiene un estatus de prestigio (variante alta) como lengua de cultura o uso oficial, frente a otra lengua que es relegada a las situaciones más informales como la vida familiar y el folclor  (variante baja) [Wikipedia]; hace imprescindible el dominio de dos o más lenguas para la adaptación social.



 Ya sea con pares como español-náhuatl en el centro de México, inglés-español en la frontera norte, hindi-inglés en algunas partes de la India, húngaro-alemán en el este de Alemania, francés-inglés en la parte francófona de Canadá o cualquier otra combinación que se les venga en mente; el bilingüismo es una fenómeno que cada día se extiende y se vuelve más relevante, conforme el fenómeno de globalización continúa desarrollándose. Por supuesto, hoy en día sabemos que el bilingüismo conlleva distintos beneficios como: mejores oportunidades de trabajo,  mayor agilidad mental,  mejores habilidades comunicativas, menor riesgo de desarrollar Alzheimer y un mayor grado de introspección y conciencia cultural. No obstante, sobre todo en décadas pasadas, hubo varios contraargumentos que  intentaban desprestigiar los beneficios del bilingüismo al considerarlo nocivo para el desarrollo cognitivo de los niños, cuando estos aprendían dos lenguas simultáneamente.

  • El niño se va a confundir si crece con dos lenguas.
          Está comprobado que eso no es verdad. Normalmente son los países monolingües que por su  falta de entendimiento hacía el bilingüismo, han optado satanizar el concepto. El cerebro humano tiene capacidad para aprender dos lenguas e inclusive muchas más. 
  • Bilingüe tal vez, pero más de dos lengua no se puede.
            Mientras el niño sea expuesto a suficiente input, se puede aprender dos o más lenguas. Todo depende la exposición y la necesidad que exista de hablarlo.
  • Que aprenda primero bien una lengua y ya después se le enseña la otra.
            El caso de muchos ¿no? La idea en sí tiene coherencia; sin embargo es una suposición equivocada y contraproducente. Si existe la oportunidad de que el niño aprenda dos lenguas simultaneamente no hay que dejar pasar la oportunidad. Después de que la adquisición de una lengua materna se ha solidificado, será más difícil para el individuo aprender otra, pues se necesita más esfuerzo, motivación e interacción que cuando sucede "inconscientemente" por decirlo de alguna forma. 
  • Va a mezclar los idiomas.
         Seguramente sí. Es un proceso normal que con el tiempo, el desarrollo y la práctica se irá reduciendo, a menos que el mezclar los idiomas sea una práctica aceptada y de identidad cultural como sucede en casos como el espanglish. La comunidad chicana o mexicoamericana esta completamente consciente de que palabras son inglesas y cuales españoles, pero al tratarse de un dialecto, esa mezcla no es vista como algo negativo.
  • No te preocupes, va aprender los dos rapidísimo.
          No tanto así. Aprender una sola lengua, por supuesto es más fácil para el cerebro y por ende también más rápido. Los niños que crecen con dos lenguas pueden tardar un poco más en hablar clara y correctamente (c. 1 año), sin embargo una vez que la doble adquisición haya terminado, los beneficios son mayores a la larga. 
  • A cierta edad ya es muy tarde para aprender otro idioma.
            Existe una teoría conocida como  Hipótesis del Periodo Crítico (CPH por sus siglas en inglés) que propone que al alcanzar la pubertad, el cerebro pierda "plasticidad" es decir, se asemeja cada vez más al de un adulto, perdiendo así la habilidad para adquirir toneladas de información tan fácilmente como lo hacen los niños, por lo que aprender una nueva lengua resulta más complicado, mas no imposible. Se va a necesitar mucho más esfuerzo, tiempo, práctica, estudio, interacción y motivación para lograrlo y tal vez ciertos matices como el acento y la pronunciación de nuestra lengua materna no vayan a desaparecer jamás, pero imposible definitivamente no lo es.           
  • El bilingüismo es poco común.
        No lo es. Según algunos censos más de la mitad de la población es bilingüe en otra lengua además de la materna (normalmente inglés) con diferente grado de dominio. La pregunta es: ¿Cuáles son los factores para denominar a una persona como bilingüe?

No hay comentarios :

Publicar un comentario