a {text-decoration: none; } En la punta de la lengua: El Manuscrito Voynich: Un libro ininteligible

27 dic. 2014

El Manuscrito Voynich: Un libro ininteligible



Siempre he creído  que uno de nuestros derechos más legítimos como humanos, es la libertad de credo. No solamente en el ámbito religioso sino también en muchos otros temas que mientras a algunos pueden parecer rídiculos, para otros resultan más reales que la corona española. En lo que respecta a todo el halo de incertidumbre hacia lo paranormal o inexplicable, las opiniones siempre han estado muy divididas. Casi siempre hay tres categorías: la primera integrada por los escéptico  racionales y/o  " hombres de ciencia" para quienes cada acontencimiento que sucede en este peculiar mundo debe tener una explicación lógica. El segundo, formado por los fieles creyentes de fenómenos, energías, conocimientos e inteligencias que están fuera de nuestro entendimiento, y el tercero constituido por aquellos que tachan estas temáticas de irrlevantes y tienen una postura neutra o nula. Estos puntos de vista son todos respetables por igual. Sin embargo, a través de los siglos muchos han sido los descubrimientos que nos han hecho buscar una respuesta. Algunos de ellos han sido resultos gracias a las mejoras tecnológicas; mientras otros han quedado sin resolver hasta nuestros días.

 

En 1639, el praguense Georguius Barschius escribió al famoso científico jesuita Athanasius Kircher para notificarle de un misterioso libro que había llegado a sus manos. El libro estaba escrito en un código desconocido, ilustrado con imágenes de plantas, estrellas y secretos alquímicos, los cuales Barschius creyó que Kircher podría descifrar. Nunca se imaginó que ni Kircher ni un arsenal de lingüistas, literatos e historiadores; serían incapaces de dar con el mensaje oculto. Más de 370 años han pasado y hasta la fecha, ni una sola palabra de las más de 200 páginas de este documento ha sido descifrada. 

Hoy el libro es conocido como el Manuscrito de Voynich, después de que Wilfrid Voynich lo redescubriera en 1912, como el mismo lo cuenta:

En 1912 me encontré con una colección de hermosos manuscritos. Por muchas décadas estos volúmenes habían permanecido guardados en varios cofres que encontré en un antiguo castillo del sur de Europa, donde esta colección había sido aparentemente almacenada debido a la difícil situación política en Europa al principio de la siglo XIX. Mientras examinaba los manuscritos, mi atención se centró en un volumen en especial. En comparación con los otros documentos con decoraciones de oro y vívidos colores, aquel manuscrito era más bien feo. El conjunto de la pigmentación de las hojas, la caligrafía y los gráficos, sugerían que se trataba de un documento que databa al menos del siglo XIII. Noté que estaba escrito en un código que nunca antes había visto, mas por las imágenes era claro que se trataba de algún tipo de enciclopedia u obra de filosofía natural. Pronto me convencía que se trataba de una obra de expecional relevancia, así que lo incluí entre los manuscritos que compraría para mi colección. 

Voynich llevó el manuscrito a Londres y después a los Estados Unidos, donde comenzó una campaña para intentar descifrar el texto, repartiendo copias entre varios expertos en el tema. En la segunda década del siglo XX el manuscrito se volvió famoso cuando William Romaine Newbold propuso una traducción parcial del documento que demostraba que había sido escrito por Roger Bacon para construir microscopios y telescopios. Esta hipótesis fue descartada algún tiempo después. Durante el trascurso de los años muchos expertos continuaron con la ardua labor de descrifrar el Manuscrito Voynich, sin éxito alguno.

En 1961 H.P. Kraus ( un coleccionista neoyorquino)  compró el libro por la suma de $24,500. Después lo evaluó en $160,000, pero fue incapaz de encontrar un comprador. Finalmente, en 1969 lo donó a la Universidad de Yale, donde permanece hasta hoy en la biblioteca Beinecke de libros y manuscritos especiales.

En 2009 el manuscrito fue datado por radiocarbono, corroborando una fecha de creación entre 1404 a 1438 con un 95% de certeza. Aunque el mensaje del libro sigue siendo un misterio debido a la incapacidad  de descifrar el código, idioma o alfabeto en el que está escrito; gracias a las ilustraciones se han podido identificar seis secciones principales.

  • Una sección herbal con imágenes de muchas hierbas que no han sido al cien por ciento identificadas y otras que parecen ser imaginarias. 
  • Una sección astronómica con imágenes del sol, la luna y los signos del zodiaco. 
  • Una sección biológica que contiene dibujos anatómicos de mujeres y tubos que transportan líquidos.
  • Una sección cósmica con dibujos circulares de naturaleza desconocida.
  • Una sección farmaceútica que incluye contenedores con diversas hierbas y raíces.
  • Una sección de recetas que consiste en más de 300 parrafos acompañados por el dibujo de una estrella al margen.

 Puesto que el manuscrito no ha sido traducido, nadie sabe lo que dice. Se asume que el texto explica las ilustraciones, pero no es completamente seguro. Ha habido muchas sugerencias acerca de la importancia histórica del manuscrito que van de un extremo al otro. Como por ejemplo:

  • Descubrimientos e invetos del fray Roger Bacon (s. XIV) escrito en un código muy complicado. 
  • Texto sin sentido, escrito por algún italiano  del medievo para impresionar a su clientela.
  • Una version rara de un libro de oraciones de los cátaros escrito en pidgin germano/romance que la inquisición no destruyó.
  • Texto sin sentido, escrito por John Dee y Edward Kelly con fines lucrativos.

Esta lista solo presenta algunos ejemplos y podría ser significativamente extendida. Algunas de las soluciones propuestas del Manuscrito de Voynich han sido refutadas y otras no han sido lo suficientemente respaldadas por evidencia. Hasta ahora, las siguientes preguntas continúan sin contestar:
  • ¿Es un idioma natural, un código encriptado, un idioma artificial o un mensaje sin  significado alguno? 
  • ¿ Están las ilustraciones relacionadas con el texto?
El Manuscrtio Voynich sigue atrayendo gente de todo el mundo, principalmente por el misterio de su contenido. Pero algo hay en ese manuscrito que nos permite a todos reconocer algo de él. Algo que hace creer a muchos ser capaces de resolver el misterio. Voynich alguna vez dijo que el manuscrito se volvería todavía más valioso una vez que fuera traducido, pero al parecer, en la actualidad es todo lo contrario, pues su valor recae en el enigma que esconde.

Fuente:http://www.voynich.nu/intro.html

No hay comentarios :

Publicar un comentario