a {text-decoration: none; } En la punta de la lengua: Atrición lingüística: olvidar la lengua materna

15 jul. 2016

Atrición lingüística: olvidar la lengua materna


Atrición es una palabra que comúnmente se emplea para designar el arrepentimiento por haber ofendido a Dios y temer al castigo divino. En el estudio del lenguaje, sin embargo, se usa el concepto de atrición lingüística para hablar del proceso socio-cognitivo mediante el cual se "olvida" o pasiviza una lengua por falta de uso y de input.



La razón más común, es evidentemente la falta de uso. Aunque es más factible y predecible que el dominio de una segunda lengua (L2) disminuya cuando esta no se habla con frecuencia y/o no alcanzó un nivel alto de desarrollo (e.g. hablaba muy bien inglés cuando vivía en Estados Unidos pero ya hace mucho que no voy) también se puede llegar a perder el dominio y la fluidez en nuestra lengua madre (L1).

Aunque resulta difícil creer que podemos llegar a olvidar nuestra primera lengua, la atrición de L1 es un fenómeno común, sobretodo en migrantes que optan por incorporarse a la cultura dominante de su nuevo país de residencia ya sea por trabajar/vivir en un lugar donde pocos hablan la lengua materna, entablar relaciones de amistad o de pareja con hablantes nativos de la L2 o simplemente por cuestiones de prestigio lingüístico en el que hablante hace un esfuerzo por no ser una minoría étnica y busca conscientemente remplazar (y no añadir) la cultura de origen por la nueva, aunque el precio a pagar sea la lengua y con ella también la identidad.

Hay que tomar en cuenta que un hablante bilingüe siempre tendrá cierto grado de influencia interlingüística; no obstante, la atrición de L1 se puede identificar en una pronunciación con un acento que deja de sonar nativo, el uso de construcciones sintácticas poco comunes o agramaticales y el uso excesivo de calcos semánticos o palabras tomados directamente de L2.

Algunos casos famosos de atrición lingüística son los siguientes.


  • Regilio Tuur

Boxeador olímpico nacido en Suriname (1967) y criado en los Países Bajos. Se mudó a los Estados Unidos en 1988 y en 2014 fue atacado por el público neerlandés por ser incapaz de expresarse en su lengua materna.

  • Bowe Bergdahl 
Soldado norteamericano que duró cinco años como prisionero del Talibán. Durante una rueda de prensa en la Casa Blanca, su padre alertó a los medios de comunicación sobre la pérdida del dominio del inglés en el habla de su hijo.



  • Steffi Graff 
Tenista alemana casada con un estadounidense. En el año 2000 ambos se mudaron a los Estados Unidos. En 2007, cuando regresó a Alemania para aceptar una premio por su labor humanitaria, la deportista tuvo que disculparse ante la audiencia, pues su alemán ya no era el de un hablante nativo. 









No hay comentarios :

Publicar un comentario