a {text-decoration: none; } En la punta de la lengua: De palabrotas y groserías

8 ago. 2014

De palabrotas y groserías



Raramente pasa un día sin que digamos alguna grosería. Más que ser una forma de comunicar enojo o indignación, el uso de "palabrotas" se ha vuelto una forma de hablar con las personas a las que le tenemos confianza con el fin de  añadir emoción a lo que decimos, aunque rara vez estamos conscientes del gran camino que estas palabras recorrieron hasta llegar a nuestra boca.



Pendejo
Esta palabra tan ofensiva en México, proviene del latín pencticulus que era la palabra usada para designar al vello del pubis y del ano en la Antigua Roma. En otros países como Uruguay, Chile y Argentina significa algo así como "puberto 
inmaduro", mientras que en Perú significa "juguetón". No se vayan a ofender la próxima vez que algún peruano les diga que tienen "cara de pendejo".

Verga
Es el nombre que se le da al palo horizontal de un mástil que sostiene las velas de un barco. Por su parecido con la cruda realidad…  esa palabra se usa hoy en día para referirse coloquialmente al miembro viril masculino. 

Carajo
Este lugar tan concurrido al que tantas veces nos han mandado, proviene de la Edad Media cuando las grandes exploraciones marinas estaban en su esplendor. Los barcos de aquel entonces, tenían un lugar en lo alto, donde lo marineros subían para divisar a gran distancia la llegada a su destino, algún enemigo u obstáculo. Debido a los fuertes vientos, las tormentas, el sol y el mareo que este lugar ocasionaba; nadie quería subir ahí. Entonces, cuando algún marinero cometía errores o desempeñaba mal sus funciones era mandado directito al "carajo".

 Chingar 
El mexicanismo por excelencia proviene según algunos del caló cingarar que significa "pelear". Otras teorías proponen que viene de la palabra cíngaro que es otra forma de referirse al pueblo gitano. En italiano actual, zingaro todavía conserva este significado.

Puta/Puto
Aunque su origen es incierto, muchos filólogos asocian esta palabra con el latín putta y puttus respectivamente, que significaba muchacha o muchacho de la calle. Otra posibilidad es que venga del latín putida que significaba "podrida".

Imbécil
Esta palabra nos fue heredad por los griegos, quienes la usaban para designar a aquellas personas que se apoyaban sobre otros o dependían de alguien más para poder caminar. Es así que la próxima vez que llames imbécil a alguien, le estarás diciendo algo así como "dependiente".

Joto
Esta palabra nació hace alrededor de un siglo cuando los homosexuales recluidos en la Ciudad de México, eran encarcelados en el área J de la antigua cárcel de Lecumberry. Cuando armaban escándalo, el director de la prisión mandaba a callar a los del "área J" hasta que pronto la expresión se convirtió en callen a los jotos.

Pinche
A diferencia de su significado original que significa simplemente "ayudante de cocina", en México se utiliza como un adjetivo para calificar algo mezquino o despreciable. Según el difunto escritor José Emilio Pacheco, el origen peyorativo de esta palabra, pudo haber nacido entre los peones obligados a trabajar la tierra para beneficio de los amos y que veían con explicable resentimiento a aquellos que laboraban en ocupaciones serviles dentro de la casa grande.

Maricón
Aunque hoy en día se usa para designar peyorativamente a hombres homosexuales, esta palabra proviene del siglo XVI, cuando las "maricas" eran muñecas de trapo que se manejaban con hilos; es decir, "marionetas". en el siglo XVIII el DRAE, definió la palabra "marica" como un "hombre afeminado y de pocos bríos que se deja manejar incluso por sus inferiores". Finalmente a finales del siglo del XX, se añadió la acepción de sodomita.

Culo
Proviene de la raíz indoeuropea [skeu] que hipoteticamente significaba "cubrir" o "envolver". De esta misma raíz descienden las palabras coño y cutis.


Fuente:
www.etimologias.dechile.net


No hay comentarios :

Publicar un comentario